¿Cómo cuidar tu sombrilla para asegurar que dure más tiempo?

Todos los días utilizamos objetos que nos hacen la vida más cómoda y fácil. Uno de ellos es la sombrilla, que nos protege de las variaciones del clima. Los paraguas son indispensables para los días grises y nublados de lluvia así como en los soleados. Por ello, es necesario conocer cómo limpiar y mantener un buen estado de tu paraguas para asegurar su durabilidad. A continuación te mostramos los tips que necesitas para conservar tu sombrilla favorita.

Lo primero que debemos hacer es saber elegir la sombrilla adecuada, las mejores son aquellas que tienen muchas varillas y que forma su esqueleto y base, por ello, es importante fijarnos en estos detalles cuando la vayamos a adquirir. Respecto al material, el más recomendado es el nailon tradicional porque repele el agua y hace que se seque más rápido. Debemos tener en cuenta otros aspectos como el diseño, que quepa en el morral o cartera y así poder llevarlo a todas partes y que sea combinable con nuestro outfit para que podamos utilizarla todos los días.

Si ya tenemos el paraguas perfecto, ha llegado el momento de hablar del mantenimiento para conservarlo en condiciones óptimas y que nos dure el mayor tiempo posible. ¿Qué buenas prácticas podemos tener una vez utilizado el paraguas? Aunque mucha gente cree que es suficiente con dejar abierta la sombrilla, la carpa o los parasoles que se han utilizado para protegerse de la lluvia y guardar seca, lo cierto es que se requiere de otros cuidados para la  sombrilla que garanticen su conservación y alarguen su vida útil:

  1. Resulta fundamental abrir la sombrilla después de su uso y dejarla en un lugar al aire libre que permita que la tela se seque por completo. La humedad podría oxidar las varillas y dañar el mecanismo de apertura y cierre. Si te encuentras en un lugar que no puedes ventilarlo, puedes agilizar el proceso de secado con un pañuelo sobre la tela. Así evitarás que se pudra.
  2. Cuando la sombrilla esté completamente seca, debemos plegarla cuidadosamente, alisando la tela para evitar que las varillas se queden atrapadas y sujetarlas con la cinta para que se prense todo el material.
  3. Conviene tener en cuenta que una exposición prolongada a la luz solar hará que la tela pierda color y afecte su aspecto. Tampoco es recomendable acercarla a objetos de calor como radiadores para agilizar el proceso de secado, ya que esto podría dañar el mecanismo de la sombrilla.

Si por el contrario, no sabías de este protocolo y tu sombrilla se ha deteriorado por malas prácticas, no te alarmes, te damos algunos consejos que te pueden ayudar a devolverle el aspecto nuevo:

  • Con una esponja húmeda y unas gotas de jabón elimina cualquier suciedad de la tela y déjala secar.
  • Si la sombrilla presenta manchas de óxido, el vinagre será tu mejor aliado, mezcla unas gotas con agua y frota la superficie. ¡Quedará como nuevo!
  • Recupera la impermeabilidad aplicando sobre la tela una disolución de piedras de alumbre, de esta manera recuperará toda su eficacia.

Tan importante es tener un buen paraguas de calidad como conservar su estado, por ello es aconsejable tener en cuenta aspectos esenciales para la compra del mismo que nos protegen y ayuden a conservarlos, así como utilizar buenas prácticas para su mantenimiento. En Sombrillas Yumar te podemos brindar una amplia variedad de modelos, tanto manuales como automáticas y de tamaño largas y cortas para que escojas la que mejor vaya con tu estilo pero sobre todo con los mejores materiales que harán que tu sombrilla dure mucho tiempo.